fbpx

“Estoy estudiando Diseño Web” – comente en una cena familiar. Y surgió la pregunta determinante: ¿Podes hacer la página web de una ferretería?

“No tengo idea, pero ya aprenderé.” – Y así fue.

¿Es posible hacer una página web de una ferreteria?

La ferretería es uno de los tipos de comercios más antiguos que existe. Como su nombre lo indica, ferreteria quiere decir tienda de hierros. En sus inicios, se trataba de un negocio más orientado a herreros y sus trabajos que otra cosa.

Con el paso de los años, y la evolución del ser humano, el comercio se fue ampliando, e incorporando cada vez más elementos. Por ejemplo, cuando surgió la luz, en el siglo XIX. Las ferreterías fueron las encargadas de comenzar a comercializar todo lo referente a la iluminación y la electricidad, como lamparitas, cables, fichas, una vez que ésta se popularizo en los hogares, luego de copar las calles con el alumbrado público y electrificación del tranvía.

Fue precisamente por la evolución tan amplia en la que se vio involucrado este tipo de negocios que perduró y creció a lo largo del tiempo.

Hoy en día, en cada barrio, no hay una, sino varias ferreterias. Las hay nuevas, antiguas, reinventadas, modernizadas, familiares, cadenas, pero todas tienen algo en común, y es la popularidad en la zona donde están instaladas.

¿Qué productos se consiguen hoy en el rubro? Pues miles, o tal vez, millones. Tornillos, clavos, tuercas, bulones, caños para luz, gas y agua, rejillas, llaves térmicas, disyuntores, cueritos, canillas, cadenas, herramientas manuales, eléctricas…. Y podríamos mencionar muchos más.

Y una pregunta más paradójica aún… Si se rompe algo en casa, ¿Cuántos de nosotros sabemos el nombre exacto de esa parte minúscula que debemos comprar para realizar la reparación?

Por estas últimas dos preguntas es que siempre se pensó como difícil o casi imposible la idea de realizar una tienda virtual o página web de este tipo de negocios. Sin embargo, la tecnología también ha ido evolucionando con el tiempo, y si no evolucionamos con ella de la mano, nos vamos quedando atrás. La masificación de las redes sociales ha cambiado tanto que también eso facilito a la popularización de los negocios o tiendas virtuales.

Por suerte, además de la tecnología, también contamos con profesionales idóneos y expertos en lo que a tareas y reparaciones domiciliarias respecta, que nos pueden ayudar, tanto en la compra de materiales como en la realización de la tarea. Conocé mas sobre el tema en: Soluciones Valparaiso

Hoy armar una página ya no es chino básico. Hay plataformas que ayudan a crear sitios web de forma fácil y gratuita, además de profesionales y diseñadores que se dedican a diario al desarrollo de los mismos. Es decir, que crear una web ya está al alcance de nuestras manos. Pero con eso sólo no basta. Hay muchas preguntas para hacerse: ¿Qué quiero lograr con mi sitio? ¿A dónde quiero llegar? ¿A quiénes? ¿De qué forma lo voy a hacer? Y obviamente, también hay mucho por definir: colores, logo, imágenes, ventas online o no, blog, consejos, formulario de contacto, newsletter, etc.

El objetivo siempre va a ser el mismo: Crecer, aumentar las ventas y lograr la satisfacción del cliente..

Y como hay que ir adaptándose a esta montaña rusa de cambios tecnológicos a la que estamos subidos, debemos encontrarle la vuelta a todo y adaptarnos. Una web que hoy no tenga un blog ya no es una web popular. El cliente necesita, quiere y busca un espacio donde contar lo que piensa. Así que la creación de un blog es una buena idea para ofrecer a los clientes soluciones prácticas a problemas sencillos, ideas, métodos de reparación, etc.

El formulario de contacto también es algo importante, ya que el cliente elige al pasar por ahí, dejarnos sus datos para que le informemos sobre algo de nuestro negocio, que puede ser ofertas, promociones, productos nuevos, marcas novedosas, etc. Y por último, la posibilidad de la compra online. Todo el mundo hoy tiene un celular, y muchas personas buscan la comodidad de poder comprar desde sus casas… Asi que también hay que acompañar a ese tipo de clientes, ofreciéndoles ese bienestar que busca acompañado de un asesoramiento correspondiente.

Ahora nos queda a nosotros como clientes, adaptarnos a ese lenguaje técnico e infinito que se conoce dentro de una ferretería y poder indicarle al vendedor o marcar en la web, como se llama eso que queremos comprar.

ferreteria


Volver a Blog

¿Qué te pareció este artículo?
Categorías: BLOG

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *